Todos los monitores de nuestros ordenadores, televisiones, móviles o cualquier dispositivo con pantalla, tienen calibraciones de color distintas, por eso algunos colores pueden no coincidir del todo con la realidad. Por eso, no podemos garantizar la total exactitud del color cuando llegue a tu casa, pero si será muy parecido.